Práctica de abortos desata polémica